Mario César Romero

Jueves 7 de mayo de 2020 por Kathleen Benson Haskins

Mario César Romero, (1942-2020) fue un gran amigo del Museo que falleció recientemente a causa del COVID-19. Kathy Benson Haskins, ex miembro del personal del museo (ahora jubilada) y defensora de la comunidad, escribió este sincero homenaje que destaca sus conexiones con el arte y la historia de East Harlem.

Fotografía en color de Mario César Romero vistiendo una chaqueta de traje blanco y una camisa con botones de color burdeos contra una pared de mármol marrón
Retrato de Mario César Romero.
Crédito de la imagen: Mario César Romero Papers, 1970s-2000s. Biblioteca y Archivos del Centro de Estudios Puertorriqueños, Hunter College, CUNY

Conocí a Mario cuando se unió a la Organización Histórica de East Harlem, que la Asociación de Liquidación de la Unión de East Harlem comenzó en relación con su centenario en 100. Era un orgulloso puertorriqueño, en realidad, un nuyoricano, que había nacido en el West Side de Manhattan el 1995 de enero. —Tres Reyes Day — y había vivido durante muchos años en El Barrio / East Harlem, la mítica cuna de la comunidad puertorriqueña en los Estados Unidos continentales. Sabía mucho sobre la historia de East Harlem, así como sobre sus artistas, y había trabajado en diversas capacidades con varias instituciones culturales del vecindario, incluido El Museo del Barrio y Taller Boricua (Taller puertorriqueño). Estaba interesado en todas las cosas de East Harlem, por lo que inmediatamente tuvimos mucho en común. Nuestros caminos se cruzarían con frecuencia después de eso. Pero cómo llegamos a ser amigos cercanos, realmente no lo recuerdo.

Por un tiempo a mediados de la década de 2000, ambos pertenecíamos a la Junta de Turismo de East Harlem. En 2006, le recomendé al entonces historiador del condado de Manhattan Celedonia "Cal" Jones como uno de los dos historiadores de la comunidad de East Harlem. Mario estaba muy orgulloso de ser inaugurado por el presidente del condado Scott Stringer en junio de 2006.

Ese mismo año y mes, había arreglado para que él realizara un recorrido a pie por el Museo de la Ciudad de Nueva York titulado El Barrio (East Harlem) Art Walk. Las paradas en la gira iban desde mosaicos de Manny Vega hasta murales de James De La Vega; de la Galería MediaNoche (ahora cerrada) a la Galería Taller Boricua; y desde el estudio de Diogenes Ballester hasta el edificio de apartamentos de Alice Neel (que vivió y trabajó en East Harlem de 1938 a 1962). Una de las paradas más fascinantes de la gira fue el Edificio Disken, una estructura de ladrillos pintados de amarillo construida en 1887 con esa fecha visible en la parte superior de su lado East 106th Street y una franquicia de Kentucky Fried Chicken a nivel de calle en Third Avenue. Después de subir una escalera oscura y estrecha, los participantes del tour fueron recompensados ​​con visitas a los estudios del artista puertorriqueño Julio Valdez y el artista ghanés Tafa Fiadzigbe, así como a lo que entonces era el taller de Faustino J. Dujovne, un restaurador de bellas artes que había trabajó como conservador para varias instituciones artísticas. Mario los conocía a todos.

Fotografía en color del edificio Dicksen
Samuel Walters a través de Flikr. The Disken (1887) East 106th Street, 2015. (c) Samuel Waters

Dos mil seis fue un gran año para Mario. También formó parte de un comité en el Centro de Estudios Puertorriqueños en Hunter College para organizar un simposio sobre arte latino. Este evento reunió a destacados académicos, curadores, coleccionistas y tasadores de todo Estados Unidos y América Latina. Una consecuencia del simposio fue un viaje organizado a Puerto Rico. Mario acompañó al grupo y ayudó a organizar reuniones y visitas a museos y galerías allí. Fue su última visita a Puerto Rico.

Después de ese viaje, su salud comenzó a fallar. Vivía en el último piso de una vivienda en East 106th Street, justo al lado de Third Avenue. La única ventaja de esa ubicación era que el nivel de la calle estaba ocupado por La Fonda Boricua, un popular restaurante puertorriqueño cuyas paredes estaban decoradas con grabados del artista puertorriqueño Diogenes Ballester.

El departamento de Mario no tenía aire acondicionado y hacía mucho calor en verano. Unos 50-60 escalones lo separaron del nivel de la calle. Afligido con artritis en las rodillas, generalmente negociaba los pasos en su derrière. Por supuesto, no había intercomunicador. Cuando lo visitaba, le avisaba de antemano y luego lo llamaba desde la acera. Abría una ventana y me arrojaba la llave del edificio con la punta de un calcetín. No sé cómo llamó la atención del Fondo Isaac H. Tuttle, cuya misión es "proporcionar el bienestar temporal y espiritual de las personas de edad", pero felizmente comenzó a recibir un estipendio del fondo y pude adquirir un aire acondicionado.

A Mario nunca le importó mucho el dinero. Hubo momentos en su vida en que prácticamente no tenía hogar. En esas ocasiones, vendía piezas de su extensa colección de arte para ayudarlo. Pero en sus últimos años, quería donar su colección a varios museos y desestimó mi sugerencia de que podría usar el dinero para hacer su vida más cómoda.

Aunque con una salud cada vez más pobre, continuó siendo activo en las artes. En 2009 fue curador de la exposición inaugural en la galería de la Asociación de Artes Hispanas en Lexington Avenue y East 107th Street (ya no está). Presentó el trabajo del fallecido artista de East Harlem, Jorge Soto Sánchez, quien estuvo representado en la colección de Mario. Mario fue instrumental en asegurar una subvención de $ 10,000 de la Fundación Judith Rothschild para conservar las obras que se mostrarán.

Cuando Community Works NYC propuso montar una exposición de la obra de artistas de East Harlem en el Centro Cultural Dwyer en Harlem, recomendé a Mario como curador. No solo organizó la exposición Espíritu de comunidad: artistas de East Harlem, que se inauguró en febrero de 2012, pero también evaluó formalmente las obras a la vista para fines de seguros.

Sí, él también era un tasador. Tengo en mis archivos un currículum que él me ordenó que escribiera, probablemente con el propósito de establecer sus credenciales para evaluar las obras de Artistas de East Harlem. En él explicó: “Fui educado en la Universidad de Puerto Rico y la Universidad de Fordham, donde me especialicé en Historia del Arte. Además, he tomado cursos de posgrado en Historia del Arte en las universidades de Yale y Columbia.

“En mis últimos años como estudiante universitario, me inscribí en el Programa de Estudios de Evaluación del Departamento de Educación de Adultos de la Universidad Yeshiva (Stern College), que fue fundado por Harold Jaffe, mi mentor. En este programa, dada mi sólida experiencia en Historia del Arte, me pidieron que me uniera a la facultad y que impartiera tres cursos. . . Este programa fue transferido a la Escuela de Educación Continua de la Universidad de Nueva York, donde enseñé durante un año y organicé un simposio sobre Nuevas Tendencias en el Coleccionismo: Arte Latinoamericano ".

Aprendí de ese currículum que en los años 1970 y 80 había trabajado en la Galería Cayman en West Broadway en SoHo. La galería se especializó en artistas latinoamericanos a mitad de carrera. Además, durante la década de 1970 fue asesor del Museo Latinoamericano, un museo virtual / conceptual cuyo personal trabajó en estrecha colaboración con galerías como Galerías Bonino (Nueva York, París, Milán y Buenos Aires) y el Centro para América Interamericana. Relaciones, ahora la Sociedad de las Américas.

De vez en cuando hablaba de la época en que encabezó un programa de National Endowment for the Arts en Connecticut, creo que en Bridgeport. También mencionó haber sido bailarín y dirigir una compañía de baile, pero no creo que haya mencionado su nombre. Después de su muerte, vi una maravillosa fotografía de él actuando. Su amiga de mucho tiempo, Susana Toruella Leval, directora emérita de El Museo del Barrio, que lo conoció cuando ambos estaban en la escuela de posgrado, recuerda: "Bailó como un ángel". Desearía haberlo conocido entonces.

Foto en blanco y negro de Mario César Romero bailando
Mario César Romero bailando en una actuación no identificada.
Crédito de la imagen: Mario César Romero Papers, 1970s-2000s. Biblioteca y Archivos del Centro de Estudios Puertorriqueños, Hunter College, CUNY

Cuando cumplió 60 años, Mario tenía diabetes, problemas cardíacos y todo tipo de otras dolencias. Gracias a una organización maravillosa llamada Search and Care, cuya misión es ayudar a los ancianos en Yorkville, Carnegie Hill y East Harlem, pudo mudarse a una residencia para personas mayores en East 93rd Street. Aunque estaba ubicado al sur de su amado East Harlem, estaba limpio, tenía servicio de comida y estaba equipado con un ascensor. Llenó su apartamento de un dormitorio con su colección de arte y libros, jugó WQXR constantemente tanto en su sala de estar como en su dormitorio, y recibió a los visitantes con alegría, regalándolos con historias y recogiendo las últimas noticias. Mientras aún caminaba, regresaba a El Barrio una vez a la semana para hacer sus operaciones bancarias en la cooperativa de crédito Union Settlement y para celebrar la corte en East Harlem Café, un lugar cálido y acogedor que, lamentablemente, ya no existe, pero donde felizmente podría pasar un rato. tarde y espero encontrarme con casi todos los que eran alguien en El Barrio.

Asistió a inauguraciones de exposiciones en Taller Boricua, El Museo del Barrio, el Museo de la Ciudad de Nueva York y otros museos y galerías. Raramente se perdía un concierto de Música de Cámara, fundado en 1979 por la soprano Eva de la O, residente de East Harlem y amiga desde hace mucho tiempo, para presentar instrumentistas, cantantes y compositores puertorriqueños e hispanos en conciertos y en escuelas. Y siempre estaba encantado de aceptar las invitaciones de su amigo Karl Michaelis para asistir a la competencia anual de la Fundación Gerda Lissner, cuya misión es proporcionar a los jóvenes cantantes el apoyo financiero que necesitan para perseguir su oficio y sobresalir en el mundo de la ópera.

Después de que lo confinaron en una silla de ruedas, tuvo que enviar un asistente de hogar de confianza o un amigo a la cooperativa de crédito. Los voluntarios organizados por Search and Care vinieron regularmente para vaciar la caja de arena de su gato Alejandro. Todavía logró, con ayuda, asistir a inauguraciones y conciertos selectos. Creo que lo llevé a la última exposición del museo que visitó, empujándolo en su silla de ruedas para ver los impresionantes cológrafos en NKAME: una retrospectiva del grabador cubano Belkis Ayón en El Museo del Barrio en el otoño de 2017.

Hospitalizado en julio de 2019 después de caerse de la cama demasiadas veces mientras intentaba subir o bajar de su silla de ruedas sin ayuda, pronto fue trasladado al Centro de Rehabilitación y Enfermería del Upper East Side. Sufría de neuropatía relacionada con la diabetes, por lo que la fisioterapia fue terriblemente dolorosa. Su artritis también estaba avanzada: en los nueve meses que estuvo allí, nunca lo vi sentado completamente erguido en su cama. Después de ser asignado a cuidados paliativos, tuvo que renunciar a su precioso gato Alejandro para que lo adoptara y sufrir la pérdida de su departamento en la residencia para personas mayores. Aunque se alegraría cuando llegara un visitante y entablara su habitual conversación erudita, estaba claramente deprimido. Pero finalmente, su viejo espíritu regresó. Finalmente, pidió que se encendiera la televisión de su habitación y que se sintonizara en MSNBC. Extrañaba a sus "amigos en WQXR", así que le traje mi pequeña radio SONY. Comenzó a llamar a familiares y amigos.

Y Mario tenía planes. Iba a mejorar y dejar el centro de rehabilitación. Sabía exactamente dónde quería vivir: Lott Senior Residence en la Quinta Avenida y la Calle 108, a pocas cuadras de donde solía vivir sobre su restaurante puertorriqueño favorito, La Fonda.

Casi hasta el final, estaba comprometido con las personas que lo rodeaban. Cada vez que nuevas enfermeras o terapeutas o asistentes entraban a su habitación, preguntaba de dónde eran y luego hacía alguna conexión u otra. Mi última visita al centro de rehabilitación fue dejar una fotografía en color de nuestro artista artista ghanés, Tafa. Asistí a una exhibición del trabajo de Tafa un par de semanas antes y tomé fotos de iPhone para mostrar a Mario. Le encantó una foto de Tafa en traje tradicional y me pidió que hiciera una impresión. Había un nuevo asistente nocturno de Ghana a quien quería mostrar la fotografía de su amigo ghanés. Cuando llegué con la fotografía, recibí carteles que impedían a los visitantes, así que lo dejé en el escritorio para él. Tres semanas después, comenzó a exhibir todos los síntomas del coronavirus. Tenía muy poca fuerza para combatir la enfermedad y murió en pocos días. Como la mayoría de las otras víctimas de COVID-19, no tenía familiares ni amigos con él, pero creo que el personal del centro de rehabilitación lo consoló lo mejor que pudieron. Después de todo, había logrado establecer una conexión personal con cada uno de ellos.

Por Kathleen Benson Haskins, ex miembro del personal del Museo de la Ciudad de Nueva York (retirado); Defensor de la comunidad

¡Únete a MCNY!

¿Quiere entradas gratis o con descuento, invitaciones a eventos especiales y más?