El censo y quiénes somos

Viernes 27 de marzo de 2020 por Grace Billingslea

La ciudad de Nueva York es un denso mosaico de unos ocho millones y medio de personas, cada una con sus propias historias. ¿Cómo podemos comprender y describir esta colectividad infinitamente compleja: lo que compartimos y lo que nos distingue?

Nuestra capacidad para comprender la identidad colectiva de los neoyorquinos depende de enormes cantidades de datos, gran parte de los cuales fueron recopilados por el censo de los Estados Unidos. Cada diez años, incluso en 2020, la Oficina del Censo tiene la tarea de contar y clasificar a cada residente de la nación. El resultado es un rico tesoro de información demográfica que describe la población y sus características. Desde el primer conteo en 1790, los datos del censo han sido un recurso utilizado para extraer patrones, conexiones e ideas inesperadas y provocativas sobre quiénes son los neoyorquinos.  

Para conmemorar el Día del Censo el 1 de abril de 2020, consideramos las preguntas que nos hacemos, cómo nos representamos ante el mundo, las formas en que estamos categorizados y lo que falta o no se declara en el proceso. Para obtener más información, consulte nuestras otras dos historias de esta serie: Por qué es importante el censo y El arte de los datos, inspirado en nuestra exposición actual Quiénes somos: visualizar NYC por números, invitado comisariada por Kubi Ackerman.

El censo federal es la principal fuente de información sobre la población de la ciudad de Nueva York y del país en general. Estados Unidos fue uno de los primeros países modernos en ordenar constitucionalmente una enumeración con el propósito de distribuir los ingresos fiscales y repartir el poder político. El primer censo se realizó en 1790, solo tres años después de la ratificación de la Constitución de Estados Unidos. Desde entonces, el censo ha moldeado y reflejado el complejo y contencioso proceso de definición de la identidad en Estados Unidos. 
 
El censo en sí ha cambiado con el tiempo: las preguntas que hace, la forma que toma y la forma en que se recopilan y compilan sus datos. Cada uno de estos factores ha afectado la información disponible y lo que nos dicen los números sobre quiénes somos. 

RECOPILANDO LOS DATOS

El censo se llevó a cabo originalmente de puerta en puerta, al principio por alguaciles estadounidenses y luego, a partir de 1880, por oficiales del censo dedicados. Para dotar de personal al esfuerzo, la Oficina del Censo históricamente ha contratado a cientos de miles de trabajadores para caminar por las calles en cada vecindario, lo que equivale al programa de empleo temporal recurrente más grande del país.  

En 1960, la Oficina inició el proceso de enviar por correo el cuestionario para que los miembros del hogar lo llenen y lo devuelvan por su cuenta. Incluso después de la introducción del censo por correo, los trabajadores capacitados seguían visitando residencias que no habían devuelto sus formularios. Shirley Chisholm, la primera mujer negra elegida al Congreso, se ofreció como enumeradora para el censo de 1970 para alentar a sus electores a ser contados. 

El censo de 2020 será el primero disponible para completar en línea, lo que proporcionará facilidad de uso para muchos; pero esta innovación también está generando preocupaciones en torno a la seguridad digital y la participación entre comunidades que pueden no tener fácil acceso a internet o computadoras. Los enumeradores del censo harán un seguimiento puerta a puerta para contar a las personas que no responden en línea. 

LO QUE EL CENSO NOS LLAMA

Las clasificaciones utilizadas por el censo están determinadas por estándares federales que reflejan y configuran las actitudes contenciosas y cambiantes de la nación hacia la raza. Grupos enteros, como los nativos americanos, a veces se han omitido por completo, y algunas categorías históricamente incluidas en el formulario, como "quadroon" u "octoroon", han reflejado y reforzado las ideas racistas que prevalecen en gran parte de la historia de la nación. En los primeros ocho censos, las personas esclavizadas se enumeraron como una categoría separada; contaban como tres quintos de una persona a los fines de la representación en el Congreso, aumentando el poder político de los estados esclavistas. 

Con el tiempo, se agregaron categorías raciales adicionales al cuestionario. En 1970, el censo comenzó a preguntar sobre el origen hispano. A partir del censo de 2000, los encuestados podían seleccionar dos o más categorías, un reconocimiento de las personas de raza mixta. Pero el tema de la clasificación racial sigue siendo controvertido; por ejemplo, no existe una categoría para las personas de ascendencia del Medio Oriente o del Norte de África, aunque las personas de todas las razas y etnias pueden autoinformar su ascendencia en el censo de 2020. Los activistas también han abogado por una reconsideración de otras categorías, incluidas las clasificaciones binarias de género. 

HACIENDO DATOS VISIBLES

La información en bruto recopilada del censo no "habla por sí misma". Es necesario analizar e interpretar la enorme cantidad de datos para poder responder preguntas sobre quiénes somos. Siempre que se hayan recopilado datos, los investigadores, los planificadores urbanos y otros han encontrado patrones y correlaciones, han probado propuestas de políticas y han promovido causas específicas. El proceso de analizar el volumen de información resultante ha dado lugar a innovaciones en los ámbitos de la ciencia de datos y la informática, así como en los florecientes campos de la cartografía digital y la visualización de datos.  
 
La decisión sobre cómo visualizar la información es compleja, creativa e inherentemente subjetiva. Mucho antes del advenimiento de poderosas herramientas digitales para analizar datos, las personas encontraron formas innovadoras de comunicar números. Los ejemplos históricos que se muestran aquí demuestran cómo se utilizan los datos para construir conocimiento, perseguir agendas políticas e incitar a la curiosidad, a menudo de maneras hermosas e informativas. 

A la izquierda, este "mapa de árboles", representado como una abstracción modernista en su color y composición, muestra los negocios más comunes propiedad de los estadounidenses negros en 1900. WEB Du Bois usó el término "negro", que comúnmente se refiere a los estadounidenses negros en el tiempo. El gráfico muestra que la mayoría de las empresas propiedad de Black American eran tiendas minoristas, pero también tenían una presencia significativa en otras industrias, como la editorial y la empresa.

A la derecha, este gráfico de barras inusual muestra que en 1890 una gran mayoría (86 por ciento) de los estadounidenses negros en los Estados Unidos vivía en áreas rurales (representadas por la barra roja, enrollada en una espiral para caber en la página), con números que viven en pequeños pueblos y ciudades (barras amarillas, azules y verdes). Esto fue parte del legado de la esclavitud, abolido hace menos de 30 años, que se concentró en las áreas agrícolas. Hoy, la distribución de la población negra estadounidense se invierte, con un 86 por ciento viviendo en áreas urbanas o suburbanas.

El gráfico captura un momento histórico importante. En 1870, Nueva York era el estado más poblado (abajo a la derecha), pero muchos estados del medio oeste y oeste estaban creciendo rápidamente. Muchos neoyorquinos se estaban yendo a otros estados, como lo muestra el rectángulo en la parte inferior derecha, y la población de Nueva York seguía siendo en gran parte blanca, con la población "de color" del país concentrada en los antiguos estados esclavistas del sur.

Esta visualización fue creada por Francis A. Walker, considerado el decano de la economía estadounidense. A los 29 años, se desempeñó como superintendente del censo de 1870 y rápidamente se convirtió en un pionero en la visualización de datos. El volumen en el que apareció esta visualización se considera el primer atlas estadístico jamás creado. 

Este gráfico muestra el rango relativo de las ciudades de EE. UU. Desde 1790 hasta 1890. Leyendo de derecha (1790) a izquierda (1890), cada ciudad está representada por su propio icono codificado por colores. Se puede rastrear su lugar en la clasificación siguiendo las líneas que se conectan a través de las columnas.

El siglo cubierto por el gráfico fue un período de rápido crecimiento de la población y urbanización, como lo muestra el número creciente de ciudades en las columnas de la izquierda. El gráfico también ilustra la expansión hacia el sur y el oeste de la nación: en 1790, todas las ciudades más grandes, excepto Nueva Orleans, estaban en el noreste de Estados Unidos ("Northern Liberties" y "Southwark" se incorporaron más tarde a Filadelfia); en 1890 aproximadamente la mitad de las 50 ciudades más grandes estaban en el noreste. En la actualidad, solo tres de las 50 ciudades más grandes del país se encuentran en el noreste.

Los avances recientes en el software de análisis de datos y cartografía digital han hecho que las herramientas para comprender y visualizar esta información sean aún más accesibles. Nuestra historia El arte de los datos muestra el trabajo de analistas de datos, demógrafos y artistas y diseñadores contemporáneos que utilizan estas herramientas para animar y humanizar las estadísticas y arrojar nueva luz sobre cómo entendemos nuestro entorno urbano y a nosotros mismos. 
 



1. Página del censo federal de los Estados Unidos para el Barrio Sur de Nueva York, 1790. Cortesía de la Administración Nacional de Archivos y Registros, Registros de la Oficina del Censo, Grupo de Registros 29.

2. Formulario del censo 2020. Cortesía del Centro de Censo Regional de Nueva York, Oficina del Censo de los Estados Unidos.

3. Foto: Brad Farwell / Museo de la Ciudad de Nueva York.

Por Grace Billingslea

¡Únete a MCNY!

¿Quiere entradas gratis o con descuento, invitaciones a eventos especiales y más?